Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación y uso de la web. Puede aceptarlas pulsando el siguiente botón. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar | Más información

¿Tienes el vehículo parado durante la cuarentena? ¡Estos consejos son para ti!

Nota de prensa
13/05/2020 - 12:28

1. Desconecta la batería o usa un mantenedor.

La batería del coche es el elemento que más puede sufrir este parón al que estamos obligados. Por este motivo, la mejor opción es emplear un mantenedor de batería si es que cuentas con un enchufe cerca de tu lugar de estacionamiento. Si no pudieras disponer de ninguna de estas dos opciones, desconectar la batería del coche permitirá eliminar el consumo eléctrico, evitando así que ésta se descargue con el paso de los días. En caso de hablar de un coche eléctrico o híbrido enchufable, es importante que este estacionamiento prologando se realice con el cargador siempre conectado, siendo el propio coche el que gestiona la recarga para evitar la descarga de las baterías.

 

2. Arranca el motor de manera regular para evitar que se descargue

Si no quieres desconectar la batería o no puedes realizar un mantenimiento de la carga en tu coche estacionado, otra opción que puedes valorar es el realizar arranques puntuales del vehículo, una vez a la semana o cada diez días, para evitar su descarga y dejarlo al ralentí unos minutos. Estos arranques deben producirse en lugares bien ventilados, dada la expulsión de gases contaminantes, manteniendo el coche a ralentí por varios minutos para que el motor, sus componentes y el sistema eléctrico trabajen y así el paso del tiempo no afecte al vehículo. La frecuencia para realizar esta operación depende mucho del vehículo y su antigüedad, siendo por ello mucho más recomendable emplear un mantenedor de batería para asegurar la salud del acumulador. 

 

3. Protégelo del clima y la suciedad

Es un buen momento para buscar un estacionamiento adecuado para tu vehículo. Si cuentas con garaje cubierto no quedará expuesto a condiciones climatológicas, polvo, suciedad de la calle o desechos de aves, pero si estacionas en la vía pública, intenta que sea en un sitio concurrido, bien aparcado y lo más protegido posible. Recuerda no dejar a la vista objetos de valor que puedan dar lugar a robos. También puedes plantearte la compra de una funda para exteriores, protegiendo así la carrocería e interior de tu vehículo de una exposición prolongada y directa al Sol y la suciedad.

 

4. Aumenta la presión de los neumáticos

Si tu coche va a estar parado un mes o varias semanas, lo ideal es sobreinflar los neumáticos antes de aparcar el vehículo definitivamente, ya que las ruedas se desinflan más rápido con el coche parado.

 

5. Deja el depósito a la mitad de su capacidad

Aunque no vayas a usar el coche, evitarás averías en el depósito de combustible dejándolo a la mitad de su capacidad. Cuando todo esto acabe, podrás llenarlo con combustible nuevo y funcionará como siempre.

 

6. Revisa líquidos, filtros y aceite

Comprueba que, tanto el aceite del motor, como el líquido refrigerante, de frenos y de dirección (en caso de que tu coche tenga servodirección hidráulica) están en el nivel correcto.

 

7. Activa algunos elementos eléctricos

Como en el caso de la batería o de las ruedas, cualquier elemento electrónico de nuestro vehículo que lleve muchas semanas sin usarse es susceptible de fallar cuando retomemos la actividad normal. Así que en largos periodos de inactividad, es útil activar en ocasiones dispositivos como el aire acondicionado, los parabrisas, los espejos retrovisores o las ventanillas.